18 feb. 2010

LOS NIÑOS DISFRAZADOS


Los niños disfrazados

con trajes de vaquita,
de flores,
de gnomos sonrientes,
se sienten integrantes
del aire,
del ambiente.
Encordados
a las manos cálidas
de sus padres
con amor y cuidados.
Envueltos por la fiesta
entre abrazos de árbol fuerte,
arropados.
Son como fotos viejas
que evocan
cada uno de ellos
a mis hijos
en diferentes épocas.
Inexplicablemente
recuerdo “La senda del perdedor”
Bukowski.
Y me hiere
hasta hacerme sangre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente poema como otros que tienes. Con una profundidad que no entenderán todos puesto que no es apta para todos los públicos. Enhorabuena!

Luis Garcés