27 dic. 2012

FRONTERAS DE CRISANTEMOS



Me dijeron que tu espíritu
habitaba en el polen.

Removí cada estambre
y vulneré mi vida
a través de estos años
aterida en los pozos
helados, prohibidos.

No escapé, tan siquiera,
de la duda
cuando me sitiaba
en los bosques ardiendo.

Asomada a sus fauces
abisales infiernos
me concluían.
Abismos infinitos
 -vacías de ti-
me enseñaban sus manos.

Recorrí mil jardines
-y aún sin encontrarte-
yo sentía latir
en la gruta del mundo
tu exánime presencia
como resucitable.

Y no existió rincón
ni una ola de mar
sin conjurarte.
Infringí las fronteras
de tristes crisantemos
mientras bajo sus alas
las grullas -como siempre-
me traían tu nombre.

Y de pronto
ahora que no me importan
los espíritus ni el polen,
tú has venido a buscarme
cuando ni yo me encuentro.

Y ya arrasé los campos
y aniquilé las flores.


13 dic. 2012

EL DISEÑO DEL DESTINO


Atravieso el desierto
hasta el otro lado de la forma
y esparzo en su arena
pretéritas miradas que forjaron
encrucijadas de futuro.

Olvido los legados.
Una marea de luz
ilumina el momento.
Soy una ola 
sin conciencia de océano,
una hoja de árbol 
que desconoce el bosque.

Ahondar en la polaridad del perdón;
libertad que trae y roba todo.
La causa extinta 
de lo que ya no sucedió:
flores muertas, entretejidas,
en el diseño del destino.

26 nov. 2012

NOVIEMBRE


 El vaho de los cristales
-donde te dibujaba-
deja ver el paisaje vacío.
Los campos se desnudan del verde,
silba el viento y extiende su caricia
entre las ramas de los árboles.
Las notas musicales 
arden junto a los leños
y otro rostro distinto
aparece en el rojo que crepita.

Me llaman nuevas luces 
que cabalgan al alba.

Mañana, abriré la ventana
y acudirá el otoño
a sentarse a la mesa;
beberá de mi vino, 
comerá de mi queso
y surgirá en mi cama
-con el tiempo- otro nombre
que atraviese el frío espacio del invierno.

Acudirá el otoño 
-guerrero y sigiloso-
cuando pasen las horas
a dormir en mi lecho 
y espantará al caballo
que me roba en silencio
el calor de los sueños perdidos.

  

3 nov. 2012

LUCES EN EL VACÍO


Latía el reto de Afrodita.
La gloria se inundaba de flores
con tu ofrenda de pájaros.

Enherbolaba el techo de la dicha
el fulgor de algún astro perenne
y un verde lascivo
cabalgaba el verano de los árboles.

Rotos los brillos del cristal,
floreció el destierro del cuerpo;
caminaba como una tarántula
en busca de mi ombligo.

Busqué el lugar más lejano 
para enterrar las dudas,
perderme salvaje
en tu memoria azul marino.

Un tiempo rojo se levantó del lecho
y devoró el esplendor incoloro
que ilumina el vacío.


20 sept. 2012

LABERINTO DE PÁJAROS



Un flirteo de lluvia
esculpe el laberinto de los pájaros;
su látigo de agua estalla en el silencio
y fisura las alas de cristal.

Danza, sobre mares de acero,
entre los pensamientos
atados y descalzos.

No hay faro que guíe a la tristeza.

La paloma del alba
me llama para huir.

Despierto y sólo encuentro
al lobo que devoró la luna.



4 jul. 2012

EL BOSQUE








Recuerdo aquel bosque lejano,
viajo a él  sin deseo.
Me enredo entre las zarzas y no encuentro
el camino de vuelta a casa.

Te llamo para invocar el dulce azul
que duerme en cada sombra.
Te grito que me salves
y los cuervos se tragan mi llamada;
sus plumas de azabache
aun abrazan infancias de suicidio.

Desnudas las cascadas se exhiben,
vierten su sangre espesa,
donde las mariposas blancas tiñen sus alas.

 

24 may. 2012

EL NIDO



Hay un nido de palomas en la terraza
su arrullo no me deja dormir.
Viven conmigo y ponen huevos
mas...
no toman mis pastillas
ni me preguntan nada.
Se guarecen, entre las flores,
bajo el alero que las protege.

Juntas contemplamos
la imagen vedutista
que obliga a esta quietud de losa
a apurar el último sorbo
del veneno rosa de la tarde.

Quizás podría matarlas
con estas mismas manos
que viven para acariciar tu rostro
en el reflejo opaco del silencio. 

29 abr. 2012

OJO DE HURACÁN


Mira por el agujero
de la cerradura
con su ojo de huracán,
el mismo que levantó,
hace tiempo, la tempestad.

Oculto, desde su rama,
contempla el bosque
y el laberinto,
la tormenta y el fuego
por la fisura inevitable
que no pude cerrar.

Una cortina de niebla
separa y une
nuestras orillas.
Algún resquicio habrá
perdido entre la albura.

  ¿Como cazar al pájaro voraz
-que atisba la manzana-
si no cruza a esta orilla?

2 abr. 2012

EL ALETEO DE LA FIEBRE


Reverdece el alero de la tarde.

Un sinfín de oquedades son testigos
-desde confines inefables-
del aleteo de su fiebre.

Una muerte aromática asciende
por las raíces de la primavera
e inunda la excelsa paz
del rincón más oscuro
de los cipreses.

26 mar. 2012

LO QUE DARÍA

FOTO: ELENA PERALTA
Aquí soy la estatua glacial que nunca llora.

Insolencia que se atreve a invocarte
en el cántico herido del cerrojo
y, en silencio, comulga
con la liturgia grave del sonido.

Vivo en este rincón, apenas,
de la libertad que me infunde
imaginar el calor de tus labios. Tatúan,
a fuego, una amnesia incolora,
en el rastro de algún beso de olvido.

Despliegas en mi almohada
arcoiris de flores,
cuando de mi cuerpo llueve
un grito desgarrado que ocupa
el trino de los pájaros.

Lo que daría...
por ver contigo como cae la nieve,
pasear juntos por el parque,
acariciar la corteza rugosa de los árboles
y después conquistar tu calor
debajo del abrigo.

Amoldar mi cuerpo
al hueco de tus manos,
mirar tus ojos limpios,
saborear las fresas de tu risa.

Lo que daría...
por no tener que guardarte
en mi caja de olvidos
que rebosa recuerdos gastados,
sin saber cuando volveré a verte;
por ver ahora
esa mirada pícara
que desborda el cáliz del deseo.

Lo que daría...
por despertar del sueño del silencio,
retroceder el tiempo, colgarme
sólo del Ángel que posee
el don de lo sereno
y, con sus alas blancas,
clausura la cesta
de donde emerge el áspid.

Lo que daría...
por no tener que recordar lo que ya fue,
eso que, a veces, pienso que será,
aquello de lo que me arrepiento
y aún no ha sido...

11 mar. 2012

RECITAL HOMENAJE A LAS MUJERES DEL PICARRAL (9 MARZO 2012)


  • Carmen Aliaga con Alejandra Pizarnik
    Eusebio Aguilera con Emilia Pardo Bazán
    Carmen Guíu con Gabriela Mistral
    M. Pilar Morte con Rosalí­a de Castro
    Anaís Pérez Layed con Olga Orozco
    Chema Sanz con Ángela Figuera
    Amparo Sanz Abenia con Sor Juana Inés de la Cruz
    Asunción Mínguez con Juana de Ibarbourou
    Ricardo Fernández Moyano con Gloria Fuertes

    Se cerró el acto con la lectura de poemas de las poetas participantes. 
    Acompañamiento musical: José Casabona (guitarra)
    Intervención Musical: Jonathan I. Sánchez  (piano)

    Aquí os dejo la reseña del acto que ha elaborado Ricardo Fernandez Moyano.


5 mar. 2012

EL GRITO


El miedo trepa  a la azotea,
se instala y aterriza,
te arrastra con sus alas
a un viaje de servil conformismo
que prostituye.

Después te encierra en la prisión
de la que nadie puede rescatarte y,
a oscuras, buscas claves extrañas,
en el códice de tu nombre
y sólo encuentras, también allí,
el fuego que consume la carne.

Un daño lacerante en la garganta
se queja en la ventana abierta
mientras un revuelo de pájaros
transciende el grito del tomillo.

5 feb. 2012

DUELO EN LA URBE

Foto: Dani Asín

Una luciérnaga de humo
atraviesa sus sienes
-negras como el asfalto-
rostro de hombre-hambre
refleja la intermitente luz
roja y verde del semáforo.

De sus ojos de noche,
heridos con violencia
de cristales rotos,
cae una lluvia amarga
que se mezcla con el ruido del tráfico
y emana una sombra
de dolor fragante
que contamina el aire.

Flotan en su sollozo:
estadios donde mueren
los hermanos y amigos,
carreteras asesinas,
amores traicionados
y el tiempo inaccesible
desvaneciéndose...
¡Un duelo insoportable!

Ciudad ajetreada,
ignominiosa tarde,
respira fría entre sus lagrimas
una muerte que danza
entre pañuelos negros.

Soy el Uno con él,
la que abandona el cuerpo y permanece,
la que ocupa el rincón del abismo
y viene, una y otra vez,
y olvida lo que aprendió al marcharse
pero... a él no le sirvo.

El gigante del vacío
clava las uñas en su herida
y nada le traerá 
el paraíso que buscó 
en otro infierno.

28 ene. 2012

REFLEJOS METÁLICOS



Hay un desasosiego gris
en la mirada plata del día.
Aprisionan sus ojos
una alevosía que me hiere.

No me siento de aquí.
Soy una extraña.
La soledad reclama mi presencia
hacia el transepto del asfalto;
catedrales que no existen
emergen de las nubes del sueño.

Piso la antigua piel de las aceras
y ni aun heridas gritan...
ni viene nadie a rescatarlas
Mi silencio aúlla a la penumbra,
serpiente que se enrolla a mis tobillos
y me hace dar traspiés entre la lluvia.

Nace otro amanecer
que clava tu no presencia
a mi garganta con agujas.
Y me pierdo extranjera,
desterrada en la frontera del duelo.
Y mi ciudad, sin compasión,
me mira con rostro imperturbable
de reflejos metálicos.

6 ene. 2012

INOCENTES E INVISIBLES (28 DICIEMBRE 2011-INTERFERENCIAS)

Mapi, allá en los Berlines, tuvo la idea: ¿por qué no hacer una cena cuando vuelva para España en navidad y así volvemos a juntarnos como en Trasmoz? Enseguida le tomamos la palabra, sobre todo Adrián que desde Irlanda estaba deseando probar, otra vez, nuestra cerveza para irse hacia aquellas lejanas tierras con alguna comparación resuelta. Empezamos una larga retahíla de mails en los que se barajaban distintas expectativas para después: karaoke, tomar algo y reírnos, recital...
Creo que  fue Sergio el que incluyó el amigo invisible. A mi me dio un subidón tremendo, porque hacía mucho tiempo que no jugaba a eso...
Y se acordó hacerlo el día de los Inocentes, esto dió origen a un largo debate acerca de la inocencia y la ingenuidad, virtudes y desdoros y después de muchos mensajes, cien sin exagerar, durante un mes, eligiendo el nombre del futuro evento y mil cuestiones más. Hasta que ya entrados en fecha y sin llegar a un acuerdo se decidió que lo eligiera Eduardo que para eso iba a hacer el cartel y así, sencillamente, zanjamos la cuestión: Inocentes e invisibles decidió.


Y llego el esperado día y Marta aún enferma y después de salir de urgencias e irse para su casa resignada, nos obsequió repentinamente con su presencia, apareciendo de improviso en la cena, entre los gritos de alegría de todos que no la esperábamos. No la dejo quedarse en casa la responsabilidad de traer su "poeta invisible" para que Marcos no se quedara llorando como si de él no se hubieran acordado los reyes. Si  podría haber pasado o no, no lo sabremos porque no se dió lugar...
Reconozco que no sólo fue la poesía, la reunión, la cena y el juntarnos después en el Interferencias  con amigos  que vinieron a escucharnos: Rhut Benabarre, Isabel Izquierdo y otros... y el honor de que se nos uniera Diego Palmath al recital. Todo fue perfecto y agradezco el granito de arena de todos: Fran Picón, Rafa Luna, Sergio Gómez, Marta Fuembuena Loscertales, Barbara Millaray, Marcos Callau, Adrián Flor, Elia García Zarranz, Diego Palmath y especialmente a Mapi Freixas y Eduardo Fariña que, además,  nos presentaron con todo el saber hacer y la naturalidad que siempre les acompaña.
 ¡¡¡Hasta la próxima!!!