9 may. 2010

DESATADAS ESTAN LAS FURIAS Y TEMPESTADES


Desatadas están
todas las furias y tempestades.

Tú deslealtad antigua,
cada vez más infecta,
royendo está mi carne
hasta el tuétano de los huesos.

No eres un hombre,
sólo un habitáculo negro
donde duerme
el latido de tus miedos,
con el cuchillo
que abre a traición
todas mis soledades.

No hay comentarios: