24 oct. 2010

ESCAPO A UN PARAÍSO


Cierro los ojos  y escapo
a un paraíso
donde tus miradas
me muerden como lobos,
me aúllan y despierto
cubierta de nada dolorida,
abrazada a los átomos del centro
de tu ombligo.

Te recuerdo en cada edad
-aunque no te he vivido-
y en cada fuego infantil,
eterno crepita el tuyo,
me interroga, regalándome
a cada paso,
la magia de la vida,
porque tú ocupas
su risa, a la sombra
del arco iris pleno.

Ya apenas reconozco,
el latido de tu pulso lejano,
en el aliento de las calles,
y en el fluido paso de los ríos
que se marchan,
llevándose mis días y el futuro.

Y aún así,
lloras conmigo
en cada lluvia.

No hay comentarios: