2 abr. 2013

RONDABAN ESOS DÍAS


Rondaban esos días
en que las avenidas se cuajan de certezas
y el viento se golpea, con furia, en cada esquina
para abrirse en canal como una bestia.

Un lamento se elevaba herido
por un tú presentido que aún no conocía
y el tiempo gris, pesado y doloroso
se tendía en silencio a la intemperie.
Sí, largos días tendido, boca arriba,
en las praderas de la desesperanza.

Me miraste con hambre
y la dulzura de veranos lejanos,
una trampa colgaba de tus ojos
disfrazada de brisas y de cielos.

No hay comentarios: